lupa
esp eus eng fr

Propuestas

El objetivo de la Fundación es continuar el proceso de sostenibilidad del Paisaje Cultural del Valle Salado y alcanzar de nuevo el punto óptimo que se mantuvo, en general, durante los siglos pasados, empleando para ello criterios de sostenibilidad y desarrollo local y comarcal. El Plan Director ejecutado a principios del siglo XXI era sólo el inicio de la puesta en valor de las salinas, pues su función era, en definitiva, diagnosticar los problemas que ocasionaban la disminución del mantenimiento y proponer la forma más adecuada para garantizar un futuro para el Paisaje Cultural y su entorno.

Los trabajado realizados durante los tres años que duró la redacción del Plan (2000-2003) demostraron que la mejor manera de conseguir que el Valle Salado continúe es incrementar su actividad y complementarla con propuestas innovadoras que permitan garantizar su mantenimiento futuro. Por este motivo, creemos que son tan importantes las labores de mantenimiento como la planificación de la gestión y su uso.

Las propuestas de futuro planteadas no giran únicamente en torno a la funcionalidad productora de sal, sino que se han programado nuevos ámbitos de actuación que sean sostenibles y compatibles entre sí. A modo de resumen, éstas son las principales propuestas del Plan de Gestión:

 

1.- ÓRGANO GESTOR

La recuperación sostenible del Valle Salado, la producción de sal, las visitas guiadas y todas aquellas actividades que en un futuro se lleven a cabo en el entorno del Valle Salado necesitaban un marco organizativo que aunara los esfuerzos y los intereses de todos los agentes. En el Plan Director (2000-2003) se propuso crear una institución sin ánimo de lucro que desarrollara un modelo de gestión sostenible. Esta institución nació en abril de 2009 con el nombre de “Fundación Valle Salado de Añana”. Cuenta con la participación como patronos de la Diputación Foral de Álava, los salineros (Gatzagak), el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Salinas de Añana.

 

2.- PROPUESTA DE PRODUCCIÓN DE SAL

Una de las principales actividades que se han propuesto como motor económico del proyecto es la producción de sal de alta calidad. Dadas las características del Valle Salado, el enfoque de la nueva actividad salinera está dirigido a la producción de sal de excelente calidad, la Sal de Añana, que compita en el mercado con la que se produce en las mejores salinas del mundo.

Desde el punto de vista económico y de futuro del Paisaje Cultural, es de gran importancia la potenciación de la actividad salinera. La Fundación Valle Salado de Añana además de ser la encargada de la producción, se ocupa de crear una imagen de marca que refleje internacionalmente la calidad de la sal. Para ello cuenta con la colaboración sin ánimo de lucro de algunos de los mejores cocineros del mundo, que avalan la calidad de la sal artesanal del Valle Salado empleándola en sus restaurantes y cediendo su imagen pública al proyecto.

Una vez situada la Sal de Añana en el nivel que merece, la actividad salinera está demostrando que tiene futuro. Un futuro sostenible que, basado en el “saber hacer” de los salineros desarrollado durante miles de años, regenere social y económicamente no solo la localidad, sino la comarca que le rodea. La viabilidad de la actividad salinera garantiza, por otra parte, el mantenimiento de los valores de autenticidad e integridad del Valle Salado.

Una nueva era también supone un nuevo enfoque. En lugar de mezclar la sal con la flor de sal, tal y como hacían los salineros durante siglos, la Fundación ha decidido separar ambos productos. Por tanto, se producen dos tipos de sales: la sal mineral y la flor de sal. La manera de producir sal es la que durante varios siglos se ha llevado a cabo por los salineros de Añana, con la diferencia ya mencionada de retirar la flor de sal de la superficie de la salmuera antes de que caiga al fondo y se mezcle con la sal mineral.

Defectos constructivos en la impermeabilización de las eras provocan que en los entramados de madera se generen pequeñas fugas de agua salada que, gota a gota, crean unas estalactitas de sal llamadas chuzos. Este es el tercer tipo de sal que se produce en el Valle Salado. Los análisis gustativos realizados por especialistas indican que se trata de la sal de mejor calidad.

Durante el verano de 2011 comenzó la comercialización de sal líquida, la salmuera procedente de los manantiales que tras reposar al sol en los pozos de encube alcanza una concentración salina de 280 gramos por litro.

La Fundación Valle Salado de Añana sigue innovando con un producto tan básico pero a la vez esencial para el ser humano. Prueba de ello es la Colección Premium, que combina sal mineral con especias, trozos de aceituna o vino, o la Colección Añana Spa&Wellness, que convierte en sales de baño la sal que tras el proceso de limpieza de pequeñas impurezas no se dirige al consumo humano.

 

3.- PROPUESTA ARQUITECTÓNICA

El futuro de las salinas pasa por la recuperación de la sostenibilidad y equilibrio arquitectónico y productivo en el Valle Salado de Añana. También se ha decidido la rehabilitación de varios edificios unidos funcional e históricamente con la explotación salinera para su uso como centro de las distintas actividades relacionadas con la producción de sal, su envasado y con las iniciativas de ocio y educativas que se desarrollan.

Para mantener el valle es necesario continuar con la labor de acondicionamiento de la red de caminos y canales de distribución de salmuera. Así es posible producir sal en cualquier área y llevar a cabo las actividades planteadas.

Las particulares características del Valle Salado han llevado a plantear diferentes formas para devolverle su sostenibilidad. Es evidente que no tiene sentido recuperarlo para que se convierta sólo en una fábrica de sal industrial al por mayor, ya que es inviable competir en el mercado con las salinas industriales.

La puesta en valor tiene que incorporar otros alicientes como son las actividades relacionadas con el turismo, la cultura y el ocio, que ejerzan de motor para la recuperación de Añana y, al mismo tiempo, colaboren en la cofinanciación del proyecto. Así pues, los objetivos del proyecto se dirigen también a la producción de sal de alta calidad, a la generación de actividades histórico-didácticas, a los espectáculos, a las visitas turísticas y educacionales...

Por lo tanto, el objetivo de la Fundación es continuar el proceso de sostenibilidad del Paisaje Cultural del Valle Salado y alcanzar de nuevo el punto óptimo -perfecto- que se mantuvo, en general, durante los siglos pasados. Las herramientas para conseguirlo son el saber hacer de los salineros desarrollado durante milenios y recuperar la sostenibilidad perdida con la introducción de nuevas técnicas constructivas en el siglo XX, que alteraron su frágil equilibrio ecológico y sostenible.

Como se ha visto a lo largo del proyecto, es el propio Valle Salado quien determina el número de eras en explotación. Por tanto, el mismo Plan de Gestión es flexible en este aspecto, ya que el continuo proceso de adaptación, innovación y cambio que ha experimentado a lo largo de su historia, podrá introducir modificaciones que permitan que este número fluctúe de acuerdo a las necesidades y posibilidades,  siempre que se mantengan los principios de la filosofía salinera y en especial, los criterios de sostenibilidad que mantendrán la autenticidad e integridad del bien.

 

4.- PROYECTO ABIERTO A LA SOCIEDAD

Desde los inicios del Plan fuimos conscientes de que este ambicioso proyecto tenía que estar abierto a la sociedad. La conversión de parte de las salinas en un espacio de interés turístico-educativo requiere un acondicionamiento previo.

Las primeras actividades fueron encaminadas a recuperar el mantenimiento de los antiguos caminos salineros, por donde los visitantes pudieran contemplar los trabajos que se estaban llevando a cabo.

También se han rehabilitado algunas edificaciones históricamente relacionadas con la actividad -como los antiguos almacenes de sal- para reconvertirlos en el Centro de Visitantes, en lugar de exposición y venta de productos, o para desarrollar actividades didáctico-educativas relacionadas con el ciclo productivo de la sal, el diapiro, etc. 

 

5.- INTERNACIONALIZACIÓN DEL PROYECTO

 

Partiendo de que el Valle Salado de Añana es un Paisaje Cultural único en el mundo, debe ser puesto en valor no sólo para la sociedad de nuestro entorno, sino para toda la humanidad. Hemos diseñado un plan estratégico de internacionalización, como puede ser la Propuesta de Inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO o el apoyo europeo dentro del programa INTERREG IIIb “Salinas Artesanales del Arco Atlántico”.

Con este proyecto se pretende la consolidación de una red internacional de intercambio de información y experiencias. Así se propicia un desarrollo socioeconómico, basado en el turismo, el ocio, la oferta de productos y los servicios ligados a la zona.

 

6.- PROPUESTA MEDIOAMBIENTAL

Todas las actividades que desde el Plan de Gestión se están barajando cuentan para su desarrollo con el condicionante y el valor añadido de que el valle está incluido en la Lista de Humedales Ramsar de Importancia Internacional.

El Plan explora también las potencialidades que esta figura de protección puede conllevar y, al mismo tiempo, trata de sumarlos coordinadamente con los derivados de los demás enfoques posibles con los que se pretende enmarcar la recuperación de la sostenibilidad del Paisaje Cultural del Valle Salado. En él se concitan unas extraordinarias condiciones para mostrar didácticamente que el proceso de antropización que todo el hábitat ha sufrido no resulta nocivo, y que de su estudio y comprensión se pueden extraer las pautas para una conservación coherente del mismo.

 

7.- PROPUESTA HISTÓRICA Y ARQUEOLÓGICA

El Paisaje Cultural se ha revelado como un centro neurálgico de conocimiento de nuestro pasado que, a pesar del gran número de investigaciones realizadas, tiene un enorme potencial aún por descubrir. Teniendo en cuenta que durante el proceso de ejecución de las propuestas del Plan de Gestión se van a realizar trabajos de mantenimiento tanto en la arquitectura de las salinas como en su subsuelo, se han creado diferentes grados de protocolos de intervención atendiendo al valor histórico y constructivo de cada una de las zonas y elementos. De este modo, al proceso de puesta en valor de la actividad se le añaden activos culturales que incrementan notablemente su atractivo, pues la ciudadanía presencia y participa activamente tanto en la generación de conocimiento como en su socialización.

Con el fin de mantener la memoria histórico-constructiva de las salinas y mostrar a los visitantes su evolución, algunas zonas de la explotación salinera se están arreglando con las técnicas constructivas propias de las distintas formas de producción de la sal que hemos podido documentar durante el estudio arqueológico.

 

8.- PROPUESTA FUNCIONAL Y OTROS USOS

La diversidad de las necesidades de la sociedad actual en campos tan variados como el turismo, la cultura, el ocio o la gastronomía, son algunos de los factores que inducen a convertir el Valle Salado en algo más que una fábrica de sal. Así, desde el Plan de Gestión proponemos toda una serie de actividades que permitan dar respuesta a todos esos requerimientos al tiempo que, organizadas desde un objetivo común, puedan potenciarse mutuamente.

Los trabajados realizados durante el Plan Director demostraron que la mejor manera de conseguir que el Valle Salado se potencie es recuperar su actividad y complementarla con propuestas innovadoras. La Fundación es plenamente consciente de que el Valle Salado posee un carácter de producto multiexperiencial con unos atributos culturales, naturales, gastronómicos y patrimoniales de primer orden. Por ello, ha tratado desde su origen de desarrollar actuaciones e infraestructuras de diversa naturaleza, con el objetivo estratégico de adaptar las salinas a las nuevas demandas y de procurar al usuario final experiencias integrales, únicas e inolvidables que permitan garantizar un futuro para el Paisaje Cultural del Valle Salado y su entorno.

Ejemplo de ello es la celebración de espectáculos artísticos en el recinto del Valle Salado. Existe para ello un graderío de madera colocado sobre las eras y totalmente reversible con una pequeña explanada frente a él para poder realizar pequeñas actuaciones. También existe la posibilidad de que todo el Valle Salado se convierta en un gran escenario al aire libre. Así ocurre en el espectáculo de luz y sonido que se celebra el segundo fin de semana de julio con la participación de una gran parte de los vecinos de Salinas de Añana.

 

9.- PROPUESTA DE ACTUACIONES RELACIONADAS CON EL TURISMO DE SALUD

Desde la antigüedad están demostrados los beneficios que tiene para la salud del ser humano el contacto controlado con el agua salada. Los salineros del Añana eran plenamente conscientes de ello porque acostumbraban a bañarse en los pozos. Gracias a un trabajo de colaboración con la comunidad local, surgió en el Plan de Gestión la necesidad de introducir una serie de propuestas de actuación en este ámbito. En el Valle Salado contamos con la materia prima idónea, la salmuera, que surge directamente de los manantiales con un alto grado de salinidad y con espacios salineros que pueden acoger estas propuestas sin que se vea alterado su valor universal.

Las líneas de actuación no sólo están enfocadas hacia el desarrollo de espacios de uso y disfrute como el Spa salino, con maniluvio, pediluvio y flotarium, sino también a tratamientos de belleza y productos cosméticos relacionados con la sal y la salmuera.

Usamos cookies para las estadísticas de uso de la web. Si continúas navegando entendemos que aceptas esto.
NO ACEPTO - SÍ ACEPTO LAS COOKIES